FRANCISCO, PACO, PAQUITO, HERMANO

 

 

FRANCISCO, PACO, PAQUITO, HERMANO

Fernando Curiel

Nos conocimos asomando la cabeza en uno de los Círculos del Infierno. Almas desahuciadas buscándose, nos encontramos. No éramos pocos, variadas las edades. Nos convocaste, ya ex claustrados, en la casa de tus padres, en Valle de Bravo, las terrazas con vista al lago y, en la otra orilla, trepado, El Santuario. Convivencia que no olvido. Los hijitos de los “compas”, niñas y niños, ya han crecido. Dos de nuestra fémina fuerza juvenil, ya han casado, y una ya es madre; mientras que dos de la masculina, ya debutaron como pater familias. Y tú acabas de morir.

Intentamos, la bola, seguir viéndonos, con el Bar Jerónimo de cuartel general. Yo escribí varias Declaraciones (en qué andábamos, qué de nuestras vidas). Ignoro si llegaron a tus manos. Dolido, condolido, te ofrendo una de ellas: 11 PASOS SOBRE LA CUERDA FLOJA. Va de nuez, revisada corregida, contigo siempre in mente.

1° No te asomes al abismo: te imantaría. No te olvides que caminas, la vista al frente, paso a paso, sobre él. Y el día, peor la noche, puede ser ventoso a morir.

2° Que la pértiga que te equilibra, a tientas, sea tu par de alas.

3° Antes de caminar sobre la cuerda floja, prueba su temperatura, tal y como haces con el agua de las albercas.

4° Con el pie derecho, siempre con el pie derecho, el primer paso.

5° Otra recomendación. Cuando llegues a la orilla opuesta del vacío, que no deja de llamarte tentador, felicítate; pero piensa, plenamente convencido, que en realidad apenas empiezas a cruzarlo. Apenas…

6° Es floja, la cuerda, porque puede adoptar la forma de la soga. Y al menor descuido, ahorcarte.

7° Hay que escarmentar en cuerda floja ajena.

8° La distancia entre las orillas, sobre la que se tiende la cuerda, es corta, digo corta frente a la que, ni Dios lo quiera, trazaría la caída a fondo.

9° Lo ideal es cruzar de lado a lado (para recomenzar), en compañía. El que camina delante de ti, pero a su vez es guiado. Y el que te sigue y tú guías. Así, así, en fila india.

10° Cruzaste, en efecto, las 24 horas del día de hoy. Tenebrosa distancia, atravesada sobre una cuerda floja. Resuelto y saltimbanqui. Pero no lo hiciste tú solo. Íbamos contigo, yo, la flota que somos. Mételo en la vanagloriosa cabecita.

11° Ni cuando te hayas descalzado las zapatillas, y devuelto la pértiga a su lugar, deja mentalmente de caminarla: la cuerda floja.

Bunker de Copilco el Alto

Amanecida del 18/II/15

Deja un comentario