Midsommar, el terror hipster.

Lamento el tiempo perdido en ver esta “pelicula” salvo por una ó dos tomas interesantes y el único agente de calidad, la música., de ahí en fuera una total calamidad.

Pretenciosa y efectista a más no poder, Midsommar no plantea absolutamente nada nuevo (pude predecir el 99% de la trama) y menos si usted vio, cómo yo, Hereditary que obtuvo bastantes buenas críticas a pesar de ser lánguida, ya que cuenta con buenas actuaciones y un poquito más de originalidad.

En esta novena y espero última película del director y escritor Ari Aster puede usted esperar los mismos elementos aburridos de Hereditary, un personaje deforme, fanatismo, culto, gritos, gore, sustos y desnudos. Sin contar el desperdicio de la buena cinematografía con nula atmósfera y flores de plástico por doquier… Ah! Y otra vez nos encontramos con personajes inocentes rallando en la estupidez, bien actuados eso si, porque literalmente sacan de quicio.

Me repugna esta oleada de cine “hipster”, sin contenido ni alma que solo busca prolongar una moda hueca de imágenes hiper calculadas sin trasfondo alguno.

Hágase un favor y nunca vea esta aberración que insulta la vista y la inteligencia.

L.F

Deja un comentario