Un Guasón que huele a Oscar.

 ¿Quién mejor para interpretar a nuestro villano favorito de todos los tiempos?

Qué uno de los mejores actores de todos los tiempos, el señor  que siempre és garantía: Joaquín Phoenix, un actor entregado por completo al arte histrionico que además trabaja para la justicia animal y el bien del planeta ya que ha aprovechado el revuelo de su gran Guasón para difundir su compromiso luchando en contra del maltrato animal en campañas publicitarias y hasta entrevistas en donde no quita el dedo del renglón al tema, gran actor y gran ser humano.

La expectativa ha sido enorme, quizá erróneamente pues no se trata de otra película de super heroes ni mucho menos una película ligera para «entretenerse»., tanto así que ante su estreno la estrategia de mercadotecnia ha optado por divulgar (exageradamente) el chisme de que se trata de una película sumamente oscura, violenta y sangrienta.

El Guasón es un villano  clásico, interpretado por grandes desde César Romero el único y risueño Guasón de la serie Batman de los años 60’s hasta la interpretación maestra de Jack Nicholson en Batman de los 80’s , más la sórdida versión de Heith Ledger que nos dejo helados y las más chafita a cargo de Jared Letto…

Hoy el Guasón es encarnado por fin, en esencia y crudeza tal que quizá sea demasiado para muchos de los adolescentes que visitan la sala emocionados y salen totalmente desconcertados al presenciar lo que probablemente sea la película más profunda que han visto.

En esta época de refritos, no resulta raro abordar este personaje aunque si un poco disperso ya que fans del cómic ahora cuestionan si se trata de un preámbulo a una nueva saga ó si se conjuntara con Batman de Christopher Nolan.
 
La verdad es que se trata de una obra maestra a pesar de un guión ligeramente ordinario y lento pero que gracias a su valor estético y suprema ambientación, fotografía hermosísima y atmosfera de grano teatral resuelta en conjunto, genial., ahora bien, lo jugoso, lo perverso y meticuloso de esta pieza radica en el proceso esquizoide de un reconocido villano.
Sin embargo, aunque el camino a convertirse en el famoso payaso resulta un poco lánguido, la actuación de Joaquín no seza de maravillarnos un solo segundo y bien podría tratarse de un trabajo por fin remunerado por un Oscar.
Las imágenes que usted verá, por que tiene que ver esta película., son épicas, dramáticas y de una estética altamente elegante a cargo del cinematógrafo Lawerence Sher además de la imponente música de Hildur Guonadóttir, una película sumamennte completa y hasta cierto punto, trassendental.
 Corra a verla pero no espere divertirse, espere ser maravillado por la risa y el baile de Phoenix.
L.F

Deja un comentario