NOTA ROJA

NOTA ROJA

FC

 

1

La escena pública mexicana se torna folclórica, tendencia que ya venía acusándose. AMLO, convoca a dos de los niños “gritones” de la Lotería Nacional, para el sorteo de los dos Estados de la República que ocuparán el primero y el último lugar en el show “zocalero” (¿placero?) de las Fiestas Patrias/Versión 2019 (no sin exhibir la diminuta cámara con la que se espían sus actos y pensamientos, como ocupante oficial, e inquilino, del Palacio Nacional).

Porfirio Muñoz Ledo, viejo lobo que viene del Parque Jurásico Priista, remodelado perredista, y neo remodelado morenista, intenta en primera instancia su relección como Presidente de la Cámara de Diputados. Pero recula, al tiempo que factura una frase esclarecedora: se puede tener el poder y no pasar a la historia y se puede no tener el poder y pasar a la historia (más adelante, ya en curso su retiro, le mentará la madre a sus co-legisladores; mentada que yo oí claramente por la radio; y añadirá, que, al término de su encargo, pasaría de carroza a calabaza, aunque dejaría un zapato; ¡de antología!).

2

Pero lo inquietante no es el género de vida pública que se impone avasallador, verbena, kermese, romería, guateque o como quiera llamársele, sino el soplar de los polvos de otros lodos. Lodos del pasado, con todo y la indignación de la SEGOB y de la CNDH, Gildardo López Astudillo, alias “El Gil”, líder de “Guerreros Unidos”, junto con “Los Rojos”, las dos bandas delincuentes involucradas en la Noche Nazi de Iguala, acaba de ser liberado. Liberación que, en cascada, aparejará la de decenas de involucrados en el episodio que marca de oprobio a tres niveles de gobierno de entonces, 26 de septiembre del 2014: el Municipal, el Estatal, el Federal.

Asunto de forma que afecta al fondo. La “verdad histórica” sobre Ayotzinapa fue fabricada por las autoridades responsables de una investigación que, a todas luces con cálculo, se enmarañó hasta presentar su actual condición, entre mugrero y laberinto.

 

3

Y la verdad no sé si sirva de consuelo el programa decidido para el 15 y el 16 de septiembre de este enrevesado 2019. Camino al Grito, en el “zócalo”, dos escenarios para la representación del sub programa “Culturas de México”, con representantes de las 32 entidades federativas. Más la Banda del Centro de Capacitación Musical y Desarrollo de la Cultura Mixe, sendos Mariachis de SEDENA y la MARINA, Eugenia León y la Banda Limón (se ignora si mandatarios locales y dirigentes de partidos, de MORENA sobre todo, se unirán a danzas y cantos de sus regiones). El “Grito” no contará con mirones asomados a los balcones de Palacio, y el menú descansará en antojitos y aguas frescas.

Desfile: mezcla de contingentes de la Guardia Nacional y de países amigos, y de Carros Alegóricos sobre Independencia, Reforma y Revolución. Más el dedicado al actual gobierno (se ignora aún si AMLO terminará por treparse al camión y presidir la representación alegórica-simbólica-histórica).

Y en la Casa de la Asegurada de Los Pinos, ¡homenaje al desaparecido Celso Piña! (si es que no cuelan también el homenaje a Francisco Toledo, último de los caídos).

Los Héroes de la Independencia se mostrarán ¿perplejos? ¿jubilosos?

A saber.

Laberíntico y moroso es el juicio de la historia.

 

Deja un comentario