FRENTES MIGRANTES

FRENTES MIGRANTES

LA BELLA MIGRACIÓN

Un lento oleaje de mujeres, sistemático, imperceptible, llega a México con insospechada frecuencia. Fiadas al encanto poderoso de su juventud, guardan la segura esperanza de cosechar triunfos en un país que ignoran, ya no les promete mucho a sus propios jóvenes. Otras, con mayor conocimiento de causa, se aprestan de inmediato para hacer de su cuerpo una pequeña industria.

En los bares, cantinas y restaurantes nocturnos, se dejan conquistar por solitarios empresarios de la industria legal o ilícita. Se sospecha que fue por la disputa de los favores de una de ellas que “El Contador”, sicario del “JJ”, hirió de muerte a Salvador Cabañas, la estrella del equipo América.

Un airado integrante de algún secreto cartel, de algún perdido barrio bravo, de alguna ciudad de este país ajeno a la justicia, solía hacerse acompañar de bellas sudamericanas durante sus divertimentos nocturnos. Por lo menos un par de ellas, jamás regresaron de aquellos salvajes periplos.

El pasado 23 de abril llegó a México la modelo uruguaya Fatimih Dávila, coronada Miss Universe Uruguay 2006. Diez días después fue hallada muerta en el hotel donde se hospedaba.

Al paso del tiempo, más nada se supo sobre su muerte, hoy olvidada. En su cuenta de Instagram (fatimihdavila) informa que trabajaba en México como modelo. Y aunque llegó a este país a finales de abril, su última publicación en la red social es del 1 de enero de 2019. Ese día escribió: “Vamos a empezar el año sonriendo y con buena onda”.

Sólo si el Sur de América es un suelo sin ventura, los infiernos de México pueden parecer una tierra de promesas. ¿Quién computa el discreto tránsito de esta bella migración? La fría escala de la estadística se empieza a ocupar apenas de las periódicas muertes de las sureñas que llegan aquí. (OOH)

Deja un comentario