FRENTES MIGRANTES

FRENTES MIGRANTES

MATAMOROS, TAMAULIPAS. Domingo 23 de junio. Hace cuatro años, el mundo se sobrecogió, dolido, luctuoso, estupefacto, ante la imagen de un niño migrante sirio, Aylan Kurdi, ahogado en una playa turca. Enseguida pasó a otra cosa. La vida propia, el celular, los apuros de una realidad apocalíptica de concentración capitalista  salvaje.

Es de suponerse obsolescencia idéntica ante la imagen de un par de salvadoreños, un padre de 25 años, Óscar Alberto Martínez y su hija Valeria ni de tres años, tirados, ahogados, a la orilla del Río Bravo, en Matamoros.

Foto: https://www.lavoz.com.ar/mundo/otra-foto-que-conmueve-al-mundo-padre-e-hija-migrantes-murieron-en-frontera-mexico-eeuu

Historia de horror. La narra la esposa y madre, y viuda, Tatiana Vanessa Ávalos. El trío migrante intenta cruzar el río, para entregarse a las autoridades norteamericanas y solicitar asilo. Óscar lleva a la niña sobre los hombros. La fuerza de la corriente se la arrebata. Consigue recuperarla y la introduce bajo su camiseta para continuar la travesía. Pero la corriente los vence a ambos, los ahoga y los arroja del lado mexicano.

Entretanto, la Fiesta de los Arieles falla en su viejo intento de emular la de los Óscares hollywoodenses, con todo y sus discursos “Buena onda”; el guiso escamocha de la Guardia Nacional pone vallas a las oleadas migrantes, imparables (si no es por aquí, será por allá); se desmantela la de por sí improvisada Secretaría de Cultura (que el ahora bailarín Peña Nieto, en el papel de Presidente de la República, se sacara de la manga); y se reacomodan comentaristas, cadenas y programas radiofónicos.

En uno de tales programas, se proponía para portada de un diario, la foto de “Pepita”, la niña-momia prehistórica, encontrada en Sierra Gorda, Querétaro. Crasa insensibilidad. La fotografía obligada, por días, meses, años, es la del padre y la hija ahogados en el Río Bravo, cubiertos por una camiseta a modo de mortaja (FC).

Deja un comentario