HORRIBLE PUBLICIDAD HORRIPILANTE

1

HORRIBLE PUBLICIDAD HORRIPILANTE

Claudio Acevedo

Propincuo follower:

Me tomo muy a pecho lo que está sucediendo en Londres, y lo que pasa en Londres pasa en Inglaterra. ¡Londres! Mi punto de fuga en los tiernos 70’s, de mi mefistofélico padre, y del desquiciado presidente Luis Echeverría. Mi Camino a Damasco, así me dedicara, con dedicatoria parricida, mano de obra y demás barata, al Cine para Adultos. ¡Edad dichosa!

Pero no se trata de una cuestión personal.

Lo que a mí me tocó, no sin sana oposición, fue el ingreso de Inglaterra, no más insular, a la Comunidad Europea (entonces, a la alza). Y de lo que ahora, lejos, el Atlántico de por medio, me entero, es de la gran metida de pata: el Brexit (con la Comunidad Europea a la baja).

Lo que va del pensamiento abierto y múltiple, al cierre aldeano de murallas.

Y, claro, se impone la resaca, la cruda que sigue a una noche de Pubs, bebiendo cerveza negra acompañada de ginebra, sin probar bocado. Vaya, ni un rebozado huevo irlandés.

Que si sí sí. Que quién sabe si no no. Que se haga la voluntad del Señor en los bueyes de mi vecino.

Con 432 votos en contra, y 202 a favor, la Cámara de los Comunes rechazó el acta de divorcio definitivo, que la Primera Ministra, la May, había negociado con la Comunidad Europea atrincherada en Bruselas.

¿Significó la caída del Gobierno? No. Doña Theresa resistió el embate. Pero lo que también queda es la indefinición sobre el Brexit. Y no sé qué pasará en definitiva (ni los ingleses, ni los europeos).

Lo que sí se es que con el Brexit no se resolvió, a fondo, la disyuntiva de quedarse (isleños aislados) o de irse (isleños europeos). Como, en cambio, si se resolvió en los 70’s del pasado siglo.

Una nota alentadora, follower. Nostalgia del British Empire, le comparto un pequeño álbum de la australiana Alicia Parr. Modelo. 84-64-89. Dirección:

@alicia.parr_

 

2

 

3

Deja un comentario