El costo de una consulta chafa exhibe cuna y mano mecedora

1

 

HORRIBLE PUBLICIDAD HORRIPILANTE

Claudio Acevedo

Propincuo follower:

¿Había, hubo, para el Gobierno entrante, otro escenario, opuesto al del cumplimiento de la facilonga promesa electoral de darle en la torre de control (y en todo lo demás) al proyecto aeroportuario de Texcoco, tan Peña Nieto, tan etiqueta de la Mafia del Poder, de los “fifís” que Abel Quesada dibujaba portando un anillo de diamante no en el dedo sino en la nariz?

Sostengo que sí.

Esto a partir de un reposado, exacto y al mismo tiempo fructuoso (políticamente hablando) examen de la situación, que arrojara un Debe y un Haber.

Pongamos que ambos proyectos, el en proceso (bueno, ya no, ¿o sí?) de Texcoco, y el por definirse de Santa Lucía, tuvieran, técnicamente, idéntica solvencia, viabilidad.

¿Cuál, cómo elegir? Mediante sus pros y sus contras, económicos pero sobre todo políticos.

Pros del texcocano: honrar (o si usted follower, prefiere, apechugar) un compromiso tras-sexenal; no agitar, disparo en la oscuridad, las aguas en las que nadan a su placer los peces gordos de la inversión/especulación: aérea, financiera, mercantil, inmobiliaria, turística; dar lustre a la imagen internacional de México…

Contras: la sospecha fundada  del “enjuague” que rodeó al proyecto, en el diseño integral, en la elección de constructores; vaya: conflicto de intereses, “contratismo”, favoritismo, “alibabaísmo”…

Pros de Santa Lucía: mostrar quién manda; tornar en hecho lo dicho al calor electorero; formar o consolidar un grupo adicto de inversores…

Contras: empezar de cero; modificar de raíz la escala: de mega internacional a nacional con conexiones internacionales; minar confianza y certidumbre: arrancar el sexenio con el lastre de un inmenso cementerio de ruinas…

¿Qué hacer? Pues irse por el escenario opuesto. Digo yo.

Honrar, “apechugar”, con un ojo puesto en fines políticos inmensamente redituables. Auditorías y reingeniería, sí, por supuesto, pero anunciado con bombo y platillo, el procesamiento de funcionarios involucrados que, objetivo estratégico, a lo mejor alcance al Mandatario saliente. En vez de dividir a la opinión pública, el costo de una consulta chafa que exhibe cuna y mano mecedora, un gran golpe escénico. El juicio legal-político del antecesor. Siga la suerte que siga.

De acuerdo, follower, a lo mejor me he dejado influir por la novela Manuscrito hallado en un portafolios, escrita hace añales por Fernando Curiel, mi colega en este blog Puño electrónico. Novela de un Estado de Emergencia que culmina con el enjuiciamiento, en transmisión televisiva nacional, y a todo color, muy pre-Fujimori, muy pre-Lula, de un ex presidente.

¿Qué beldad le comparto hoy?

Elsa Hosk, sueca, en sus veintes entrados en los treintas, 56 kilos de grácil peso en 1.72 de estatura, elegida para portar un “Fantasy Bra” de un millón de dólares, en la próxima pasarela de Victorias Secret. Millón de dólares por la pedrería preciosa que la cubre, sin faltar un diamante que envidiarían los mafiosos del poder, los fifís, de don Abel.

¿Dirección?

@hoskelsa

3

2018 amfAR Gala New York - Arrivals

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s