ALREDEDOR DE LEO

ALREDEDOR DE LEO

Fernando Curiel

El álbum nupcial de este grupo (formidable, indisoluble grupo que se reconoce en uno de los Círculos del Infierno), cuenta ya con cuatro enlaces. El de Carla, el de Ale, el de Mau y, ahora, el de Leo. Anfitriones: Diego Fernández de Cevallos y su esposa Liliana, hermana de Leo. Lugar: La Barranca, Guanajuato (aproveché para obsequiarle a Diego un ejemplar de mi FC, confidencial, si bien lamenté que no hubiera oportunidad para uno de los sabrosos paliques de otras ocasiones).

No pude asistir a las bodas de Carla y de Ale, pero sí a la de Mau (reseñada en este blog Puño electrónico), y apenas este sábado 27 de octubre a la de Leo.

La víspera, parada camino a La Barranca, viajamos a Querétaro Kazumi, Antonio y yo. Se nos había adelantado Mau y Giovanna, y Ale y Luis (pareja esta última a la que le tocó un ejemplar de Toma dos… historietas, que acabamos de publicar Priscilla Pomeroy y yo).

La Ciudad de México (¡qué CDMX ni qué rábanos!), se engolfaba en la curiosa —empleo un vocablo “soft”— votación “popular” sobre el nuevo aeropuerto (asunto en realidad de decisión gubernamental marinada por la opinión de expertos, licitaciones corruptas aparte): Texcoco o Santa Lucía (si hubiera votado, mi voto, con los peros de sus “enjuagues”, hubiera sido Texcoco, sabedor de que se orientaba partidariamente a la opción Santa Lucía).

Siguiendo el mal ejemplo de la capital de la República (véase Monterrey, véase Guadalajara, Véase Puebla, véase San Luis, véase/), Querétaro se “desformatea”, se desborda, mancha urbana especulativa que nada perdona. Salvo, por fortuna, su Centro Histórico, originario (y la Plaza de Toros, esperando la corrida con Enrique Ponce y Joselito Adame de espadines).

Sábado 27. Por la mañana, infaltable, el restaurante La Mariposa, en pleno centro. Por la tarde, La Barranca. “Paseillo” también el previsto, para contrayentes e invitados, entre la Iglesia y el patio de la recepción, espectaculares como todas las estancias de la hacienda.

Que hable mejor la fotografía, tomada por Antonio Orozco.

 

IMG_4643
De izquierda a derecha, alrededor de Leo e Anaisa, Pepe y pareja, FC, Alejandra, Luis, Kazumi, Antonio; y, atrás, Giovana y Mau.

 

Otro paraje inmemorial de Querétaro, motejado en mi infancia de Puerta al Bajío, Granero del País, ha sido respetado por la mancha urbana, voraz. El Acueducto. En uno de sus restaurantes desayunamos-almorzamos Kazumi, Ale, Toño, Luis y yo. Charla terapia memorable.

Que hablen las fotografías, estas tomadas por Kazumi.

image3.jpg
Acueducto.

 

image1.jpg
Mis bigotes.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s