HORRIBLE PUBLICIDAD HORRIPILANTE

2

HORRIBLE PUBLICIDAD HORRIPILANTE

Claudio Acevedo

Tengo, por porro-para-militar, la operación, que el pasado 3 de septiembre, en la explanada de Ciudad Universitaria, reventó, acuchilló, atajó con bombas Molotov, una manifestación pacífica del CCH Azcapotzalco. Disciplinada brutalidad. Y no sólo al momento de la acción, a plena luz del día.

Asombran, en efecto, la libertad y publicidad de acción del grupo porril formado en artes marciales (aunque con mucho de pandilla cuchillera de arrabal), y uniformado con camisetas de futbol americano.

Libertad y publicidad en el Estado de México, punto de partida, secuestrando un autobús con todo y chofer, y desalojando al pasaje (unos pocos, sí, pero pasaje a fin de cuentas). Para circular a sus anchas, levantando la pluma de acceso al Segundo Piso del Periférico. Durante el recorrido hasta Ciudad Universitaria, haciendo ostentación de su presencia, asomándose a ventanillas y puertas. Y, al arribar a CU, moviéndose como Juan por su casa.

Todo esto, captado por las cámaras de vigilancia que por todos lados parece haber instalado, voyeur, el Big Brother.

Ya en el campus, los porro-para-militares, y futbolistas balines, se concentraron, con lujo de disciplina, en un punto del Estadio Olímpico, prestos a golpear y acuchillar. Digo que únicamente les faltó entonar, si no un ¡Goya!, el canto ascensional y de auto estímulo, con el que los empleados de Wallmart inician su día a día.

¿Despertaron el secuestro del autobús, el desalojo del pasaje, la movilización desde el Norte por rutas visibles, los ataques a las Vías Generales de Comunicación, su concentración en el Estadio antes del ataque, alarma alguna en las autoridades correspondientes?. No. Para nada.

La impunidad y ostentación del operativo, suena a Patente de Corzo, “Charolazo”, Salvoconducto válido en el Estado de México, en el Distrito Federal (que, señor Mancera, seguirá siéndolo mientras la Ciudad de México funja como sede de los Poderes Federales), y en Ciudad Universitaria. Verdadero misterio por despejarse.

Al rendir su declaración, el chofer (y dueño de la unidad) secuestrado, denunció el trato prepotente, y los golpes que le propinaron los miembros del comando.

El caso, follower, es que antes del ataque, y al margen de episodios de violencia, violaciones, narcomenudeo protegido, y un estado de la institución que puede calificarse sin ánimo polémico de atonía, en el imaginario colectivo (sociedad, prensa, redes) no existía un “problema universitario”; pero ahora sí, y no se sabe hasta cuándo y en qué direcciones.

Añádase a lo anterior: la presunción fundada de grupos de choque operantes en las Delegaciones (ahora, nostalgia Novohispana, Alcaldías); los reposicionamientos de los derrotados PRI (hace mucho), PRD (ex dueño de la Ciudad de México, desplazado por MORENA) y PAN (que también tiene vela en el entierro); el cincuentenario del 68; y el anuncio del nuevo gobierno de un Proyecto de Universidades Públicas gratuitas, supongo que ayunas de exámenes de admisión, ideológicamente populistas y por fuerza clientelares. ¡Vaya si sobra gasolina para la hoguera del “sospechosismo”!

¿Qué le toca a la UNAM, hazaña nacional de la libertad? Si bien me confieso ajeno a ella (a Londres me largué sin haberme recibido de abogado), creo en la máxima de que “La Universidad es demasiado importante como para dejarla en manos de los Universitarios”. Por ende, meto mi cuchara.

He escuchado y leído sobre los temas de Nueva Vigilancia y Nueva Seguridad, de dar más cancha a los estudiantes. Y la cantinela de la educación pública y gratuita (como si la UNAM no fuera por naturaleza lo primero y, respecto a lo segundo, no le asistiera la facultad —histórica y legal— de incrementar su patrimonio con cuotas, acompañadas estas de becas para quienes, dueños de probadas capacidades académicas, carecen de las económicas).

Vayamos al fondo. ¿No descansa este, en la ausencia de una Idea de Universidad, idea de avanzada, creativa, innovadora, cargada de futuro, como se cargó de futuro en 1910 y 1929 y 1945, en I973, en 1985, o al poner fin al interminable paro de 1999 que empezando en auto-invasión degeneró en franca invasión?

Pasando a otro asunto, debo confesarle, follower, que a mí, como usted sabe, en Londres, mano y cuerpo de obra baratos del Cine para Adultos, en la medida que me complacieron las fotos que Play Boy de septiembre destina a Apolonia Lapiedra, “nueva reina del porno”, me asustó su entrevista. ¡Pa´su mecha! ¡Qué miedo trabajar con ella!

Antídoto. Antídoto que le comparto. Carina Witthöft. Tenista alemana, 23 años, 1.76 de estatura, 68 proporcionados y angelicales kilos. Dirección:

carinaguiónbajowitthöft

4

 

3

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s