Ser pocha

Ser pocha

Siempre me ha parecido de un mal gusto impresionante eso de irse de vacaciones a otro país y regresar hablando dizque con el acento del lugar visitado, tipo Paulina Rubio que habla español con seseo y toda la cosa. Por lo tanto me parecía imposible que aunque pasando más de diez días vacacionales, es decir viviendo en ese otro país, la forma de hablar realmente cambiara. Mi hermano en sus juventudes solía salir con una chica que había pasado diez minutos en Italia pero cada vez que iba a mi casa era grazzie tal cosa y grazzie tal otra y, bambino (es decir mi hermano, pues ella ya era toda una signora) me puedes pasar il vino per favore. Por supuesto que la susodicha fue motivo de burla constante entre la familia, de hecho le apodamos “Grazzie”.

Sin embargo creo que la pochez sí puede existir si uno no se anda con cuidado, pero sólo cuando realmente se ha pasado una vida en otro país, es decir, cerca de 20 años como es mi caso y sólo si la lengua hablada las casi 24 horas del día es la extranjera. Explico: ahora que me es tan crucial hablar exclusiva y claramente en español a mi hija, pues si no el inglés de su hábitat bloqueará la lengua madre de su madre, he tenido que poner especial atención a la manera como hablo y me doy cuenta que estoy hecha una pocha total pues la mayor parte de mi vida canadiense ocurre en inglés, es decir, salvo una amiga de origen argentino, toda mi gente es anglo parlante. Por primera vez analizo la construcción de mis oraciones y reconozco que son un desastre total, en especial cuando estoy en casa con mi esposo, quien aunque de origen italiano su primera lengua es el inglés y aunque su español es más que bueno, nunca he tenido la paciencia necesaria para que nuestra comunicación sea exclusivamente en español (muy mal lo sé, pues en lugar de darle confianza al pobre, lo paro en seco con mi intolerancia).

paula pocha22 de agosto

            Tell me si el queso está bueno so that I can make us some quesadillas with salsa morita. Por qué no vamos a casa de mi mama so that we can ask her if she wants to come with us la próxima semana a la obra de teatro, my cousin’s one. ¿Quiéres pan dulce or would you like a piece of toast instead? Estas son el tipo de construcciones gramaticales que emanan de mis labios day tras day.

Nunca antes me había cachado en mi pochez, en realidad no creo haber padecido de este mal sino hasta hace muy poco, cuando el tiempo fuera de México está a punto de ser más que el tiempo pasado en México. Es verdad que, desde hace rato, la gente en mi país natal me pregunta si soy colombiana pues me imagino que mi acento se estancó en 1999, cuando me fui y por lo tanto el chilango actual ya no lo conozco, pero siempre he procurado hablar un español claro.  Odio la pochez por lo que agradezco darme cuenta que me está ocurriendo, así procuraré hablar con más cuidado ya sea en English o en Spanish; afortunadamente la palabra parkear (estacionarse) sí que nunca ha formado parte de mi vocabulario.

P. Rivera

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s