AGENCIA BERMÚDEZ. INVESTIGACIONES CONFIDENCIALES. SAN JUAN DE LETRÁN 19-B, ALTOS

 

Bermúdez

AGENDA URBANA/ AGENCIA BERMÚDEZ.INVESTIGACIONES CONFIDENCIALES. SAN JUAN DE LETRÁN 19-B, ALTOS

                                                                        México, D.F. a 12 de octubre de 1985

Distinguida señorita:

Rogando a Dios que no sea ya demasiado tarde ─me tumbó en la cama un ataque de ciática─, me permito hacerle llegar el resultado de mis pesquisas. Le anticipo que aunque me apego del todo al Cuestionario que usted misma tuvo a bien proporcionarme el día que contrató mis servicios ─de lo que, créame, me ufano─, incluye observaciones mías que usted no debe echar en saco roto. No en balde se llega a viejo. Le escribo en la soledad nocturna de mi despacho. Y guardo el voto de discreción hasta el punto de no escribir el nombre de usted, a cuyos pies me pongo.

No escatimé esfuerzos ni argucias. Seguí al sujeto en cuestión de día y de noche. Husmeé su casa y su Diario. Interrogué a sus muy disímbolas amistades y reservados parientes. Acepto que en más de una ocasión estuvo a punto de descubrirme. No por cierto a causa de un descuido mío ─mi larga experiencia en estos casos, descarta las torpezas de los detectives de última hora, verdadera plaga de este oficio oscuro pero honorable─, sino merced a que el tipo de su inexplicable interés ─mero capricho femenino, permítame decírselo─ es auténticamente paranoico. Peligroso para no andarme por las ramas. Pero estoy adelantando vísperas.

el acecho

CUESTIONARIO

 

  • Carácter: férreo, entrón.
  • ¿Cerebral o sentimental?: cerebral.
  • Convicciones capitales: la libertad (aunque sostiene que “Toda libertad es condicional”); la pugna contra el mundo heredado (“Por medios cada día abstrusos”, según gusta repetir); la amistad y la enemistad (“Ambas perdurables”).
  • Convicciones veniales: no tiene. Todas son del tipo anterior.
  • Principal ambición: la gloria, que alguna plazuela acoja su busto (“Aunque lo zurren los pichones”).
  • Debilidades: la literatura, el poder, el arte lúdico, la ropa, el alcohol, el desarraigo, el asedio femenino si viene acompañado de altos pómulos y voz profunda, el sarcasmo, la autocompasión, cocinar extravagancias.
  • Vicios: la literatura, el poder, el arte lúdico, el alcohol, el sarcasmo, la autocompasión.
  • Principal fuerza interna: mezcla de rabia y curiosidad.
  • Hábitos: puntualidad, cortesía chapada a la antigua, caballerosidad que raya en la chulería, laboriosidad (sobre esto último sospecho que no se trata, créame, de algo natural sino más bien autoimpuesto; camisa de fuerza sin la que se desmelenaría su otro yo, el Yo verdadero).
  • Nocturno o diurno:
  • Colores preferidos: los verdes, el negro… rojo, gris, morado.
  • Colecciones: sacos tipo tweed, corbatas, caracoles, anécdotas políticas, sombreros, pifias de sus enemigos, títulos universitarios, tirantes.
  • Visión del futuro: (“Mi pasado es una cárcel que se ensancha con nuevos calabozos” ─ “Hago grandes planes para el pasado”).
  • Visión del futuro: (“El futuro es un espejismo tendido a la mitad del hoy” ─”El futuro, única creación propia”)
  • Carnes preferidas: roast- beef, armadillo, langosta, aves pequeñas.
  • Verduras y legumbres: alcachofa, espinaca, nabo, huitlacoche, calabaza, betabel.
  • Vinos: si rojo, borgoña; si blanco, seco.
  • Licores: bourbon, ron seco.
  • Perfumes:
  • Virtudes: lealtad a prueba de lealtad; desconocimiento de la envidia (aunque no del engallamiento y de la venganza, “Fría, morosa, casi impersonal”), fraternidad (algo populista a fe mía); cierta vaga fe justiciera (que yo atribuyo a la biobliografía del sujeto, hijo de un matrimonio roto, y frecuentador viciosa de toda suerte de subliteratura sentimental y épica).
  • Defectos: a porrillo. Anoto tan sólo: vanidad (el tipo se cree irresistible); narcisismo (no obstante la prueba en contrario de ahogos numerosos); impaciencia (siempre a un paso corto de la desesperación); incredulidad (fruto amargo de su defección, temprana, de un catolicismo medio pagano, más litúrgico y fiestero que mortificado o intelectual). Añada usted señorita que es posesivo, atrabiliario, tozudo, egoísta y tendrá apenas un débil retrato del investigado.
  • Tics: el orden doméstico (véase mi idea de “la camisa de fuerza”); la combinación de colores en el atuendo y los platillos; la medición del tiempo; la sospecha; examinar, sin óbice de la edad, los pómulos, las manos, las piernas y la cadera de las mujeres; mirar a diestra y siniestra y hacia atrás, como si lo persiguieran. Lista interminable.
  • Ideología: O peor aún.
  • Sexualidad: penis voluntarioso pero irritable; plena consciencia de que “El placer de nuestro cuerpo es emanación del placer del otro cuerpo”. Pero inseguro, temperamental. Aquí sí que pierde la cabeza.
  • Visión del amor: ¡Recórcholis! El sujeto investigado cree a pie juntillas en la fatalidad sentimental, aquella desusada pedagogía del corazón que sangra y cicatriza y sangra de nuevo, aunque cada vez menos. A no ser que…
  • Visión de la pasión: “Una cosa es la pasión, otra, aunque a su modo arrebatado, el amor. La pasión que nos excede o no es tal, conduce en derechura a sus cenizas. El amor, locura nuestra, no divina como la pasión, puede llevarnos a la complicidad, la verdadera alianza” (¡No le crea usted!).
  • Odios: ninguno tan hondo como el que se tiene a sí mismo cuando no se ama; sentimientos, uno y otro, enfermizos.
  • Urbano o rural: urbano hasta las cachas. Si pudiera, edificaría una ciudad desde la traza. Pero no menos que la urbe ─tipo europea, historiada, o delirante, tipo Nueva York─, le fascinan el desierto y el mar. Es sincero, lo reconozco, cuando reclama el soplo solar empapándole con goterones de sudor sápido los párpados, el plexus, los hombros, el bajo vientre; en medio del tráfico de la ciudad, en su estudio o en la oficina, al pobre le revolotean dátiles, palmeras, dunas danzantes, otro soplo, este lunar, refrescándole la piel bruñida. A solas, no le miento, se baña en sándalo.
  • Sueños recurrentes: de su Diario entresaco una casa pueblerina, una mujer de largas piernas y cabello color miel; una venganza maquiavélica de la que sólo aparece un indicio, la letra P.

Hasta aquí el cuestionario.

Mi dictamen: al margen de sus 45 años ─no 43, como dice quitándose la edad─, el sujeto de marras muestra los indicios de un derrumbe. ¿Cómo si no es así explicarse tal cúmulo de protecciones, el control cruel de los acontecimientos? El sujeto puede arrastrarla a usted, tan linda, tan inexperta, en su caída.

Yo que usted, señorita, me lo pensaba dos veces. Y luego más. Aléjese de él ahora que es posible, antes de…. Espere….

Oigo pasos sigilosos, sospechosos…Sólo yo estoy en la oficina… ¿Será él, su investigado? ¿Se atrevería?…

La cortejada

Deja un comentario