HORRIBLE PUBLICIDAD HORRIPILANTE Claudio Acevedo

 

Clarin-1

HORRIBLE PUBLICIDAD HORRIPILANTE

Claudio Acevedo

Follower:

Londres es mi ciudad mental en la medida que la de México es mi ciudad real. Si abominaba de mi padre, el “Sapo”, hoy Caballero Bursátil, en el origen burlador de mi candorosa madre para salir de paria, hijo de la cocinera, jardinerito en la casona Colonial Sanborns de los abuelos, en las Lomas, la paranoia que le entró con el 68 (yo, aspirante al CUEC, andaba en las marchas, para revolucionar la Vida), me impulsó a largarme a Inglaterra. Ya le he contado de qué viví. Y por qué regresé a México. Acuérdese.

Ni modo, lo admito, me chuté la transmisión (Canal 7, Azteca) de la ¿Boda Real? de Henri y Meghan, aquí en horas de la madrugada. Provisto, eso sí, de scones y te English Breakfast (el almuerzo inglés en forma, huevos estrellados, panceta y salmón y rebanadas de jitomate, me lo preparé al terminar el numerito).

Los signos de interrogación nacen de las circunstancias de la contrayente. Norteamericana, hija de padres divorciados (ella de ascendencia afro, él holandesa), divorciada ella misma, tres años mayor que el contrayente, actriz irrelevante, activista de causas “New Edge”. ¿Y él, Henri, con fama de “rebeco”, atolondrado hasta el extremo de portar en reventón neoyorkino uniforme nazi, pero rebelde a fin de cuentas? Pues agua de borrajas: enamorado perdido, sumiso, domesticado.

La neta ¿Boda Real o real melodrama “Soap opera”? Un medio hermano que por carta al medio cuñado, lamenta y deplora su elección, y un suegro y padre que duda entre asistir o no asistir a Windsor (ni irá). Y el rumor de que Meghan se echaría un rollo feminista en sus propias nupcias…

¿Un peldaño más en la caída a plomo del British Empire? La verdad, el destino que ya alcanza a la otrora Pérfida Albión, demanda pero ya un nuevo Shakespeare. La abdicación se dice inminente, por la causa que fuere, de la Gran Super Reina Isabel II, reedición de la Gran Super Reina Victoria inventora del felino Lytton Strachey. ¿Abdicación a favor del hijo Carlos, el ex de Diana, para sacarlo de su modorra Saville Road? No. Del nieto Guillermo, el de Catherine (¡God sabe de new King!). ¿Y qué pasará con Irlanda, Escocia, Gales?

Bosa 2

Pero, ¡oh sorpresa! ¡qué espléndido espectáculo! ¿Quién la hizo de Director de Escena (hablo, claro, de la boda, no de la transmisión, indeleble sello Azteca, así la producción gastara en vestuario meteco). ¿Directora de Arte la mismísima BBC?

Aparte del más delirante desfile de sombreros femeninos y chalecos masculinos jamás antes visto, implacable puesta en escena.  Mientras yo pensaba qué maravillosos inventos de la humanidad eran las Iglesias Históricas, la Música Sacra y los Coros; y se desarrollaba perfectamente cronometrada la fastuosa ceremonia nupcial; reparé en que la política post Brexit (que diría mi colega de blog Paula Rivera), enlazaba (mot just) a la cenicienta Meghan y a Henri (de volada Duques de Sussex).

Geopolítica. Geopolítica británico-africana (ya lo registrará la prensa, hasta la prensa del corazón). Excepcional por cierto el número de góspel (“Stand by me”), pero rollero rollero el Reverendo Michael Curtis). A la vista en tiempo real de los miles de miles inundando Windsor y los millones de millones homo videns.

Preciosa, ¡ay!, de amarillo, Amal de Clooney (ya le confiaré a usted, follower, el dicterio que le asesté a George el día que se casaron en Venecia).

Hasta aquí (por ahora).

Abur.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s