CUANDO EL DESTINO NOS ALCANCE Fernando Curiel

 

1
Foto 1: http://www.mineria-pa.com/noticias/presentamos-el-camion-del-futuro/

CUANDO EL DESTINO NOS ALCANCE

Fernando Curiel

1

Tres días y sus noches tomó organizar la caravana con destino al Sur de la Ciudad de México. Quince camiones de volteo con ruedas de fierro, ocho “Delfines” herrumbrosos a los que les arrancaron los asientos para dar cabida a la carga —cajas, costales, paquetes, damajuanas—, veinte camionetas de redilas altas como torres, cinco tráileres retacados de contenedores y carromatos tirados por troncos de bueyes a los que el ácido del aire come los ojos, carcome los hocicos. Es el amanecer del cuarto día.

2

Un redoble apagado —casi en sordina— anuncia la salida de la Avanzada. Esos leprosos, lunáticos, comepodre, que la Compañía Transportadora recluta —vil leva— para distraer la furia de las bandas de asaltantes. ¡Pensar que aquí se levantó el Hotel Camino Real y, cientos de metros más abajo, cruzado el puente bajo el que fluye una nata asquerosa y borboteante, cauce del que fuera algún día Circuito Interior, floreció el Paseo de la Reforma! Chirrían las pesadas compuertas del campamento, uno de los cinco que posee la Compañía Transportadora a lo largo y ancho de la ciudad interminable.

 

2
Foto 2: http://elrincondemayrit.blogspot.mx/2013/08/una-imagen-futurista-de-un-mundo.html

3

Sale la Avanzada. Tras ella vendrán, en un momento, los cuerpos regulares de Custodios; armados hasta los dientes con cerbatanas hidráulicas, bombas de cal viva envenenada, mortíferos látigos con puntas de ónix y 20 metros de largo. Se les ve animados, bizarros incluso. La razón es sencilla, más poderosa. Prefieren la amenaza que acecha entre los eriales, los escombros de los rascacielos, las barricadas construidas con nopales, estiércol y osamentas de perros y gatos sacrificados, a aquella espera de tres días. Interminable, apática.

3
Foto 3: https://www.pinterest.es/pin/483503709967274391/

4

No, no fue esta vez, la falta de combustible, la causante de la demora. La gasolina y el diésel habían llegado puntualmente al atardecer del primer día. Sin que las pérdidas sufridas excedieran lo calculado por los Ejecutivos de la compañía. Un total de tres helicópteros-cisternas cazados entre las que fueron Torres Quíntuples de Nueva Siderúrgica Americana, paso temible pero inevitable —si es que, claro, puede llamarse helicóptero a una forma monstruosa, extravagante, que muge impulsada por un puñado de turbinas. Tampoco fueron graves las pérdidas sufridas en la vía subterránea, complemento estratégico de la aérea. Me refiero a la red de túneles transitados por los cargadores de barriles, filas indias a quienes pisan los talones sus enemigos mortales, animales unos, humanos los otros. O las ratas de doble o triple dentadura. O, más feroces, caníbales, los habitantes del subsuelo de la ciudad de México. Esa raza que, acosada por una visión religiosa, “extraña mezcla de milenarismo y memez” —como escribiera el antropólogo Mitidínes—, y representada por un dios Huitzilopochtli enfundando unos “vaqueros” y blandiendo una metralleta, abandonó la superficie en pos de las baldías estaciones y galerías del Metro. Esta ocasión fueron atacados, apenas, con la consiguiente matanza y sangriento festín, tres túneles.

4
Foto 4: https://www.pinterest.es/pin/365284219756567526/

5

Si no al combustible, ¿a qué se debió entonces el retraso? Paradójicamente, a la afluencia, desacostumbrada, de comerciantes. Esas legiones que vencidas por el peso de las mercaderías, llegadas de las Cuevas de Santa Fe, la Ciénega de Guerrero, los Vertederos de Satélite o, a un paso, el Desierto de Polanco, formaban colas interminables ante las taquillas de la Compañía Transportadora. Sin que faltara el motín de los rechazados: aplacado, con lujo de crueldad, por los aburridos Custodios.

5
Foto 5: https://www.taringa.net/posts/arte/5257314/Futuro.html

6

La compañía elevó en consecuencia, como nunca antes, los fletes. Empero, ningún comerciante chistó por el atraco. Lo importante es que tenía su lugar en la caravana. Ya se resarciría al llegar a su destino, el llamado Sector Sur, en el que una pata de pollo, un litro de turbio aceite comestible, una barrica de mezcal, valen lo que su peso en oro. Si es que, desde luego, tenía la suerte de tocar puerto. Porque, ¿quién de ellos será herido de muerte, desollado, violado, comido vivo en algún punto de la travesía? ¿Quién de ellos no columbrará, bajo las fumarolas caliginosas, el gran lago de chatarra —¡oh perdidas colonia del Valle— que anuncia al viajero el próximo reposo, el paisaje amurallado de casonas neocoloniales, palacetes versallescos, rascacielos bauhaus? ¿Uno de los surtidores de leche de burra? ¿El de pan de almidón? ¿El de pieles de gatos? ¿Quién? ¿Quiénes? Nada está escrito pese a que cada vehículo transporta su propia escolta armada y a que la Retaguardia de la caravana sobrepasa, en número de efectivos y arrojo, a la Vanguardia —no confundirla con la Avanzada de purulentos, dementes, coprófagos que ya casi pasa el puente. Nada está, en efecto, escrito. Más allá de lo que fue Reforma bulle, multiplicado, el Infierno. Parajes que únicamente conoce el delirio. Acechanzas y trampas asesinas. Seres monstruosos. Una flora embebida en la putrefacción.

6
Foto 6: https://www.google.com.mx/search?biw=1067&bih=495&tbm=isch&sa=1&ei=hQUGW9fVIoe0zQL5t5LYDQ&q=ciudad+debastada+futurista&oq=ciudad+debastada+futurista&gs_l=img.3…85244.91367.0.91810.26.23.0.3.3.0.119.2251.14j9.23.0….0…1c.1.64.img..0.16.1342…0j0i67k1j0i30k1j0i10i24k1.0.kxMsGKKuIlY#imgrc=10V4lJBNN3wJ4M

7

Sale la Vanguardia: camina a paso vivo; llega al puente; empieza a cruzarlo azuzada por los Custodios. La sigue la fila de camionetas con sus altas, bamboleantes redilas. Luego vendrán los camiones de volteo, los “Delfines”, los tráileres y, por último, aunque no al final de la Caravana del Sur, lugar que corresponde a la Retaguardia de Custodios, marcharan los carromatos y sus troncos de bueyes ciegos y belfos gangrenados. Los ocupantes saben que, de ser necesario —y los es cada dos o tres viajes—, esta sección será sacrificada a los salteadores.

7
Foto 7: https://www.taringa.net/posts/info/16362829/Alemania-prepara-un-caro-ejercito-futurista.html

8

Un sol verdoso, enfermo, empieza a trepar por el oriente de la Ciudad de México. Chirrían las pesadas compuertas del campamento, que se cierran tras el último Custodio. Un súbito escándalo de moscas panzudas, herederas de los desaparecidos pájaros, contrista el corazón de los nietos de nuestros hijos. Aquí y allá surgen los anteojos negros, los casos de soldador. Estalla una honda oleada de calor africano. Alguien boquea, se ahoga, lanza un esputo que se seca en aire incendiado.

Nos maldice.

8.png
Foto 8: https://infic.mx/blade-runner-2049-razones/

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s