¡Pinche corrupción, el otro terremoto!

 

¡Pinche corrupción, el otro terremoto!

Antonio Sierra García

El peor sismo que se registra en la nación es la pinche corrupción. La “mordida” es el cimiento de muchos edificios derribados y hendidos.

 

El 19 de septiembre, a las 13:14 horas, el sismo de magnitud 7.1  devastó a la Ciudad de México. Apenas trece días antes se registró un temblor que dejó de pie a la población.  El 19 de septiembre habíamos ensayado, como cada año. El simulacro se llevó a cabo sin novedad a las 11:00 horas; los responsables de protocolo de seguridad en las oficinas y espacios de trabajo ofrecieron el tiempo de evacuación y también recordaron las medidas de seguridad que el mexicano tiene tatuadas en la memoria desde 1985.

chimalpo

Dos horas después, no fue simulacro, el sismo se sintió de manera espectacular. No hubo alarma, sólo el movimiento que obligó a los mexicanos a salir de sus casas y de sus lugares de trabajo para ponerse a salvo. La Ciudad Universitaria se cimbró con fuerza.

De inmediato las líneas telefónicas se bloquearon, las redes tardaron en recuperar su aliento tecnológico. La gente, desesperada, intentaba comunicarse con sus familiares. El resultado fue costoso para nuestro país: Veracruz, Chiapas, Estado de México, Oaxaca, Morelos y la Ciudad de México, los espacios con mayores daños. Otra vez  la gente no alcanzó a salir de los edificios, como en 1985. Muchos quedaron atrapados entre los escombros.

Chimalpopoca

De inmediato la ciudadanía salió a las calles con lo que pudo para retirar las piedras y tratar de salvar a quienes permanecían con vida, ocultos en esos edificios desmayados. La sociedad organizó sus brigadas de manera apresurada, actuaron cada instante, pues sabían que un segundo era fundamental para encontrar con vida a su gente.

Chimalpopoca4

El Ejército y la Marina también se apresuraron al rescate. Las brigadas se trasladaron hasta los diferentes puntos de la ciudad donde estaban los desastres producidos por el temblor. Se colocaron diversos centros de acopio. Ese día, con valentía y solidaridad, la ciudadanía apoyó a su gente.

Cerca de mi domicilio se desplomó un edificio, ubicado en Bretaña 90, casi esquina con Irolo, colonia Zacahuitzco, delegación Benito Juárez. En un principio fue una casa de dos pisos; después, una inmobiliaria construyó otros dos niveles sobre tabiques añejos. La vivienda tenía casi medio siglo de vida, pero a la empresa no le importó y continuó con su avaricia. Debió de ser sencillo solicitar los permisos en un país que respira la corrupción cotidianamente. El peor sismo que se registra en la nación es la pinche corrupción. La “mordida” es el cimiento de muchos edificios derribados y hendidos.

IMG_0016

La vivienda de Bretaña tenía una lona enorme donde se anunciaba la venta de los flamantes departamentos. Sin embargo, el 19 de septiembre el terremoto desenmascaró a la inmobiliaria, pero con costos muy graves, la vida de una joven auxiliar de intendencia, de 18 años. Según las crónicas periodísticas, además de la jovencita, estaba el portero y  la agente de ventas, quienes salieron afortunados.

IMG_0012

Esa tarde, cuando llegué a la casa, el perímetro estaba acordonado. En mi calle se encontraban camionetas del Ejército; había una gran movilización para tratar de sacar a la joven. Después de dos días encontraron el cuerpo.

De repente hubo un momento en el que coreó la multitud. Abrían paso a un hombre acompañado por dos personas. Caminaba despacio, con la cabeza y el cuerpo llena de polvo. Como si él hubiese sido uno de los rescatados; pero era un rescatista que se había sentido mal. Su rostro expresaba un llanto contenido; movía la cabeza de izquierda a derecha, como incrédulo ante lo que estaba presenciando.

Varios edificios de la zona fueron lastimados. La colonia vecina, Portales, también tuvo derrumbes de edificios. En un recorrido se pueden constatar los daños inmediatos en las paredes de construcciones “nuevas”. ¿Quiénes erigieron esos edificios? ¿Qué castigo tendrán las inmobiliarias? ¿Cómo responderán a la emergencia? ¿Pagarán a los propietarios? ¿Y los que murieron? Ahora vendrá la siguiente fase, la del cinismo. Responsabilidades que se colapsarán en el aire. ¡La pinche corrupción! ASG

Chimalpopoca2

 

Deja un comentario