HORRIBLE PUBLICIDAD HORRIPILANTE

Claudio Acevedo

2

Querido follower:

¿Usted sabe qué diablos es ESE-CE-TE? ¿Esa “marca” que machacan radio y televisión, en una clara pero burda campaña de “imagen corporativa”, como la que impusieron a los canales 2, 4 y 5 (a este último sobre todo), allá por los 60’s del siglo pasado, según lo cuenta su artífice, Luis del Llano Macedo, en su libro Expedientes pop? (si usted, sociólogo aficionado, quiere saber de juniors talentosos y ambiciosos, lea este libro y el de memorias de Jorge Castañeda hijo)

Pues ESE-CE-TE, anunciada como COCA COLA o FORD por una voz exultante, es la Secretaría de Comunicaciones y Transportes. De acuerdo con su exultante propaganda, la autora de una red carretera (puentes, libramientos, segundos pisos, pasos exprés), como nunca la habíamos tenido, de calidad mundial. Vehículos, pasajeros, mercaderías, combustibles, se mueven en todas direcciones como Juan por su casa. ¡Gracias señor secretario!

No existen los asaltos, los obstáculos de nuestra tortuosa geografía, los expendios de huachicoleros, los bloqueos narcos de autobuses y tráileres en llamas. ¡No, no! ¡Gracias, gracias señor titular de la ESE-CE-TE por comunicar a México! ¿No le gustaría ser el próximo Presidente de la República, en vez del Canciller aquejado de sordera aguda?

Pues hete que el miércoles 12 de julio, a las cinco de la mañana, en el Paso Exprés de Cuernavaca, inaugurado con bombo y platillo apenas tres meses atrás por el Ejecutivo Federal, se abrió un gran boquete de 15 metros de largo, 7 de ancho y 5 de profundidad. Socavón que devoró en un santiamén un Jetta ocupado por dos connacionales. Padre e hijo, a la postre, fallecidos por asfixia. Hora y media duraron con vida. Pese a llamadas de auxilio por el celular, el rescate tomó diez horas.

Durante la inauguración, el “Secre” había presumido la sustitución del asfalto por cemento hidráulico. Garantía de una duración entre 30 y 40 años.

La retórica oficial, quizá influida por el gobierno de la Ciudad de México (¡qué CDMX ni qué fregaderas!), atribuyen el fenómeno a la basura, al alcantarillado insuficiente, a las lluvias “atípicas”. Todo menos a vicios ocultos, falta de planeación, chicanerías con los materiales, de los constructores.

Terrible.

No sorprende la imagen de trabajadores retirando al punto los “espectaculares” en que se agradece a Peña Nieto la inauguración del paso exprés y asesino. Ni que los “medios” se ceben con el duelo de los familiares, dándose eso sí los consabidos golpes de pecho. Ni que en la lógica de lo que el gobierno federal cree ser, business men, el “Secre” se aprestara a firmar cheques compensatorios a los familiares por “el mal rato pasado” (¡vaya interpretación!).

Pasar por el lugar del siniestro era como pasar por zona de guerra. A poco, se clausuró el paso exprés (ni tanto) hasta nuevo aviso.

Paso a otra casa, luminosa.

—0—

Me jacto de mi pronta intuición de estrellas nacientes. Britney Spears  y Shakira a modo de ejemplo. Nada tengo que ver en su conversión de turbadoras teen-agers en señoras maduritas. De la colombiana, mis conocidos londinense me escuchaban como a un demente ponderar su talento y palmito precoces; que su papá la hubiera acompañado en los principios, cancerbero, a presentaciones y entrevistas; que hubiera ganado  por unanimidad del jurado, el concurso “La mejor Cola de Colombia” ” o algo por el estilo. Historia la de Shakira documentado en un libro que olvidé en mi flat de Londres al mudarme a México (en mala hora).

Comparto gustoso su dirección electrónica:

@Shakira

1

Deja un comentario