DE ÚLTIMA HORA / LONDRES ARROLLADO, ACUCHILLADO

Fernando Curiel

En Los siete sobre Deva, del divino Esquilo, tienen preciso nombre las furias que se abaten sobre la ciudad de Cadmo. La señal de la estirpe de su Rey, Eteocles, hermano de Polinices, hijos ambos de Edipo, hijo y esposo de Yocasta, quien maldice el destino de ambos. La venganza prometida de Polinices, expulsado del reino por Eteocles. Seis de las siete puertas de Deva reciben el ataque extranjero, seis tebanos las defienden. En la séptima, Eteocles y Polinices se enfrentan, y matan.

¿Quién amenaza a Inglaterra? ¿Quién, quiénes pueden defenderla? No había corrido mucho tiempo desde los ataques terroristas en el Puente de Westminster y en una sala de conciertos de Manchester, cuando se produce un nuevo ataque. El sábado 3 de junio, una camioneta tipo van arrolla a sus paseantes en el Puente de Londres; frena y de su interior maligno descienden atacantes, rabiosos hijos de la gran perra, que acuchillan a diestra y siniestra. A pie, pero también con puñales, otra banda hija de la misma gran perra, ataca en el mercado de Borough, atestada zona de bares y restaurantes, cercano al Puente de Londres. Saldo: nueve muertos (tres de ellos cobrados a los atacantes), 43 heridos. Puentes y mercados en lugar de Puertas. Londres, que resistió los bombardeos masivos nazis, puerto abierto al terrorismo. ¿Cómo imaginar estas escenas malditas, y las del ataque al Metro el 7 de abril de 2005, en aquellos setentas de mi larga estancia junto al Támesis? ¿Qué maldiciones sedientas de sangre?

 

Foto tomada de El Nuevo Herald, http://www.elnuevoherald.com/noticias/mundo/article154302444.html, página consultada el 5 de junio de 2017.

1

Deja un comentario