TAXCO, GUERRERO MÁRTIR

TAXCO, GUERRERO MÁRTIR

Fernando Curiel

Y aquí estás, soltero profesional, en tu torre panóptica, mirando la luna en el tránsito de la alta madrugada al amanecer

NOTAS SUELTAS

1ª. Recuerdo con nitidez a la llamativa pareja (referente para mí de los 40’s a los 60’s), formada por Fidel Figueroa y Leslie C. de Figueroa. Él, local; ella, nacida en Denver. Pareja de artistas y de empresarios (dueños, una temporada, de Paco’s Bar, y de fijo, de “La Casa de las Lágrimas”). Rebuscando libros, doy sorpresivamente con una novela de Leslie: Stuffed Shirt in Taxco, bajo el sello The Taxco School of Art (1961). Edad dorada del Real de Minas: todavía paso obligado a Acapulco, William Spratling en plenitud, plenos sus discípulos los Toños Castillo y Pineda; una Colonia Gringa en forma (veteranos de guerra, los más, mudados escritores, pintores, músicos). Y, en el cénit textil, las diseñadoras de genio Tachi Castillo y Teresa Original (Teresa Defossé, mi madre).

Un escritor y su esposa y joven hija que dejan su departamento en Nueva York en aras de Taxco, para ocupar una temporada la casa de unos tíos (él arqueólogo, ella antropóloga), aproada a Egipto tras huellas mayas (o algo así).

Novela y guía turística la que comentó. En la Ciudad de México, entre otros sitios, el Castillo de Chapultepec, todavía limpias de edificios sus magníficas “vistas”; en Cuernavaca, el Jardín Borda, todavía a las afueras; en Taxco, entre montañas, todavía el Paraíso. Clima ideal, paz, “color local”. Automóviles, sí, pero unos cuantos y circulando alrededor del Zócalo, ¡no que hoy! Y ya se acostumbrarían los “newyorkers” a la sinfonía taxqueña: croar de ranas, ladrar de perros, rebuznos de burros, aserrar de chicharras.

El automóvil con el trío arriba al fin, a un paso de donde escribo (máquina sueca prehistórica), el Hotel de la Borda.  Para un primer “drink” y los primeros big-long-shots absolutamente espectaculares. Eterna —eternidad barroca— Santa Prisca.

 

taxco

)(

2ª. Y aquí estás, soltero profesional, en tu torre panóptica, mirando la luna en el tránsito de la alta madrugada al amanecer. Salvo con la madre de tus hijos Adrián y Paula, jamás apostaste pleno de convicciones institucionales, al matrimonio. Aquí estás, fumando, pensando en la Niña de tus Ojos, distante a 190 kilómetros, 300 metros y 10 centímetros. Coto de caza vedada. Hacía las 6 de la mañana, empezarán a salir de sus casas, en parejas, en grupo, algún solitario, los peregrinos que recorrerán, como cada año, la ruta al Santuario de Chalma.

)(

3ª. Tertulia dominical. Repaso de los planos internacional, nacional, estatal, parroquial. Elijo. El despropósito de Trump, agente doble ya sabemos, gringo y ruso (lo que ignoramos es para quién trabaja), parecen conducirlo a su destitución constitucional. ¿La pista de los huachicoleros, de los que ya acusa recibo ¡hasta la Presidencia de la República!, pasará por la Secretaría General del sindicato petrolero? Para efectos patrimoniales, ¿quién es el dueño de una carta de una figura pública, el remitente o el destinatario? ¿No tendrá solución el inminente colapso urbano de Taxco?

)(

4ª. Una de cal por las que van de arena. El antiguo edificio de la fábrica de coca cola (y, orgullo local, la Yoli), donde nos encuadernaban los libros escolares al inició de los cursos, vivió años de abandono. Pasó luego a extensión de un hotel (comunicación aérea, muy taxqueña), y ahora a Plaza Comercial tipo boutique. Se llama Aurea. El amigo Daniel Espinosa, los Pineda Covalin. Pero asimismo se asearon, pintaron, dignificaron los callejos a sus costados y en la parte posterior. Yo los recorría, adolescente, para noviar y escapar el sol de justicia. Hoy me creí en Sevilla.

 

*AGENDA URBANA

Deja un comentario