SALVADOR NOVO ESTRENA CIUDAD

SALVADOR NOVO ESTRENA CIUDAD

Fernando Curiel

Testigo irrecusable de los episodios urbanos, consigna don Salvador los cambios circundantes que aparejó la construcción de Ciudad Universitaria.

1

En una lista de voluntarias lecturas obligatorias, no puede faltar Nueva grandeza mexicana (1946) de Salvador Novo, crónica y elogio de la Ciudad de México, hoy por hoy al mejor postor. Digo, si usted conoció, o sabe de ella de oídas, a aquella armoniosa capital de la República que se mantuvo hasta setenta y tantos.

3

Hacia el Sur, a la “capirucha” la refunda, en no escasa medida, la Ciudad Universitaria.

2

Era tal el avance y progreso pos-revolucionarios, que se construyó una Ciudad dentro de la Ciudad (que algunos quieren, sueñan, Estado dentro del Estado). Y ya que en estas estamos, la década siguiente, el avance y progreso pos-revolucionarios de marras habrá logrado tal nivel que incluso auspiciará la creación de una novela, Farabeuf, exquisita en crueldad y otredad. Su autor, Salvador Elizondo, de la generación que sigue a los pesos completos de Medio Siglo, imagina, en la Colonia Cuauhtémoc o La Condesa —terminará viviendo en Coyoacán—, un mundo de perversión y despellejamiento en que se confunden Eros y Tanatos, el Marqués de Sade y el nazi doctor Mengele.

5

A  lo que voy. Testigo irrecusable de los episodios urbanos, consigna don Salvador los cambios circundantes que aparejó la construcción de Ciudad Universitaria. El 6 de diciembre de 1952 —Ruiz Cortines está por suplir a Alemán y disque auditarlo—, envía una crónica a la revista Mañana. Dispara a bocajarro sin dubitaciones: “Estamos realmente estrenando ciudad”. La crónica se recoge en La vida en México en el periodo presidencial de Adolfo Ruiz Cortines, recopilación de José Emilio Pacheco.

4

Páginas colmadas de miga. Estreno de la Avenida Universidad, entonces, fugazmente, Avenida Fernando Casas Alemán por el Regente que no pudo suceder a don Miguel. Fueron estudiantes los que, trepados en una escalera, cambiaron el nombre.

La pavimentación de Francisco Sosa. En contrapunto, el total abandono de la Avenida Hidalgo. El derrumbe de una casa frente a la capilla de San Antonio, y de una barda junto al Seminario del Altillo, hacen surgir, al fondo y al sur, la flamante Ciudad Universitaria.

Novo era el Jefe del Departamento de Teatro con Carlos Chávez de Director del INBA. Vive desde años atrás en Coyoacán y más adelante echará a andar el Teatro de la Capilla en la calle Madrid aún de tierra apisonada (pero entre las primeras espectadoras, la Primera Dama).

Asimismo estrena la nueva arteria de ida al Centro y de regreso al sur. Vale la pena la cita:

“Pero cuando más disfruté la grata sensación de estrenar ciudad, fue el sábado en la tarde. Tomo todo San Juan de Letrán y Niño Perdido hasta la avenida Casas Alemán; y en vez de torcer hacia la casa, seguí adelante hasta Ciudad Universitaria y fui a desembocar a la entrada de la calzada de Jardines del Pedregal, hasta San Jerónimo, que es a donde iba. El viaje me tomó veinticinco minutos por todo, de Bellas Artes a la casa de los Fourier”.

6. Eje Central, antes Niño Perdido.jpg

Precisiones. El original proyecto de Jardines del Pedregal, tan transformado para mal, tanto que la emblemática cabeza de la serpiente de Matías Goertiz, aplastada su original perspectiva, uno de estos días desaparecerá y no habrá ninguna asociación protectora de animales que la salve. El rótulo de entrada principal a Ciudad Universitaria aún exhibe su caligrafía manuscrita. Roul y Carito Fourier mantuvieron viva por larga temporada a la Prensa Médica.

7-serpiente

Ni por pienso, en esta ciudad de vehículos varados y microbuseros con patentes de corso expedidas por la autoridad, le toma a uno despacharse, en veinticinco minutos, la distancia entre el Palacio de Bellas Artes y San Jerónimo Lídice.

 

Nota:

La versión original apareció en el suplemento “Campus” del periódico Milenio, edición del 2 de febrero de 2017.

Créditos:

Foto 1. Salvador Novo por Lola Álvarez Bravo. Tomada de Escritores y Artistas de México. Fotografías de Lola Álvarez Bravo, México, Fondo de Cultura Económica, 1982, sin número de página.

Foto 2. Tomada de Universidad de México, nueva época, números 618-619, diciembre de 2002-enero de 2003, p. 10.

Foto 3. Eje Centra, antes San Juan de Letrán y Niño perdido. Foto: Octavio Olvera.

Foto 4. Serpiente de Mathias Goeritz, tomada de www.ciudadmexico.com.mx, consultada el 20 de febrero de 2017.

 

Deja un comentario