Borges en la UNAM

Borges en la UNAM

Fernando Curiel

“No olviden, oh tecnócratas, que rematar un libro es darle el tiro de gracia”

 

 

1
Fernando Curiel, Jorge Luis Borges y María Kodama (de espaldas), en la Sala Carlos Chávez del Centro Cultural Universitario.

La genialidad también está sometida a los vaivenes de la moda, esa dictadura. Con todo y el celo de su viuda y heredera, María Kodama, que afirma estar en comunicación con el finado, Jorge Luis Borges ha perdido “punch”. No que dejen de leerlo sus devotos fieles, ni colmar de iluminaciones al que apenas lo descubra.

Borges, una de las más altas lumbres de la literatura en lengua española. Acontecimiento de difícil emulación por grandes escritores contemporáneos o posteriores.

De lo que hablo es del juego de bolsa de editoriales, suplementos, Ferias de Libros, ventas de ocasión (recuerdo mi aforismo: “No olviden, oh tecnócratas, que rematar un libro es darle el tiro de gracia”), “grillas” literarias (la docencia académica, con un rezago de décadas, no cuenta).

Editoriales que, a su vez, están sometidas a alzas y a bajas. Suplementos que cobran el carácter de catálogos de ventas, disfrazados de crítica, de tal o cual editorial (caso, durante un tiempo, del suplemento “Babelia” del periódico El País). Ferias de Libros mudadas espacios políticos y de espectáculos (el escritor de moda, hoy, tiene que hacerla de “standupero”). Ventas de ocasión que a su vez perdieron la voluntad democrática, del gran libro rescatado y barato.

         En cuanto a las “grillas” literarias, sobra decir que sigue en auge la Guerra Sucia Cultural pos68, que introdujo el fenómeno de escritores “desaparecidos” y “encobijados”. Baste citar a Martín Luis Guzmán, a Jaime Torres Bodet y Salvador Novo, a Agustín Yáñez, a Luis Spota y tantos otros políticamente incorrectos.

Me ocupo de un episodio universitario. Borges visita México.

En Buenos Aires, estrecha relación habían establecido el escritor bonaerense y el diplomático nuestro Javier Wimer, amigo de antiguo, uno de los de Medio Siglo (la generación auspiciada en la flamante Facultad de Derecho por su director, Mario de la Cueva, con figuras en agraz como Carlos Fuentes, Sergio Pitol, Víctor Flores Olea, etcétera).

2-4
Fernando Curiel, Jorge Luis Borges y Marco Antonio Campos, en la Sala Carlos Chávez del Centro Cutural (Fotografía cortesía de este último)

 

Yo estaba al frente de la Coordinación de Extensión Universitaria, Marco Antonio Campos en la Dirección de Literatura. El cineasta García Videla tenía listo su documental, creo que de título Paseos con Borges. ¿Por qué no atar cabos? Visita de Jorge Luis y María a “Cultisur”, charla en la sala Carlos Chávez, proyección ahí mismo de la película. Todo, como se solicitó, un tanto en “petit comité”. En lo social, pastel a Borges en casa de Wimer con motivo del cumpleaños no me acuerdo qué número del inventor de “Funes el memorioso”. Y en verdad que no me preocupa demasiado no recordarlo, por tratarse de un Inmortal.

Concluida la charla que animamos Borges, Marco Antonio, María y yo, se proyecta el documental. En mi carácter de anfitrión, me siento junto al argentino, uno de los que mejor valoran al nuestro (y de Jalisco) Juan José Arreola (el que, desalentándome de la carrera teatral, me introdujera en su taller mítico Mester, guidado por la sola intuición: yo no tenía talento como actor, pero estudiaba además derecho y había vivido una infancia provinciana y, por lo tanto, lo mío era la literatura).

borges-y-fernando-curiel
Fernando Curiel, Jorge Luis Borges y persona no identificada, en la casa de Javier Wimer.

Experiencia única, la de Borges comentándome la película. Lamento no haber grabado sus comentarios mientras en la pantalla él mismo recorría parajes de la ciudad que supiera inventar. En momento alguno, pensé que Jorge Luis Borges estaba privado de la vista.

En casa de Wimer, por la noche, se sirvió el correspondiente pastel y tuvimos una de esas veladas que la memoria conserva como un lujo.

Cuento con fotografías del acontecimiento.

 

 

Tomado de la edición del suplemento Campus del diario Milenio, edición del 1 de diciembre de 2016.

http://campusmilenio.mx/index.php?option=com_k2&view=item&id=5263:borges-en-la-unam&Itemid=140

 

 

Deja un comentario