HORRIBLE PUBLICIDAD HORRIPILANTE “Educación con calidad” Claudio Acevedo

Llueve a mares, el Ajusco atruena hosco y vierte agua a correntadas. Sospecho el pavoroso atasco en la avenida frente al edificio.

¿Señal bíblica estos aguaceros, como, al decir de un colega de este Puño electrónico, señal bíblica lo fue aquel Mar de Fondo que asolara meses atrás el litoral Pacífico, podre líquido, légamo putrefacto en que está hundiendo sus raíces México? ¿Estamos en la colérica mira divina? ¿Así andan las cosas en esta Gomorra de corruptos, Sodoma de impunes?

Y yo que estaba dispuesto a sacrificar mi confort de cazablogeras, vestidas o desvestidas, mi regalada vida musical y videoasta, mi prensa diaria leída con irrefrenable morbo estupefacto sección a sección; confort y vida regalada sacrificados, con tal de seguir el llamado de la “Educación con calidad” que, autorizada por el Pacto por México, perfecto pacto mafioso, y vestida de reforma estructural, ofrece la SEP al pueblo de México.

Pese a mi edad, y los estudios londinenses de historia colonial que tanto caché me daban entre los colegas del porno, me volvería a inscribir en la Primaria, en el Instituto Nacional de Educación para Adultos de perdida.

¿No ha escuchado usted, querido “follower”,  el llamado en cuestión? ¡De sueño!

Dos dulces voces femeninas, absolutamente convencidas de lo que dice el libreto, ofrecen el oro y el morro educativos en este mundo “complejo e interconectado”. Sintetizo.

Que el escolapio(a) (la a para no sonar machista) cumpla sus metas y ¡sea feliz! (felicidad, la verdad, por demás escasa con tantos baches y asaltos y secuestros y subidones del dólar y añada el stress).

Que el escolapio(a) piense de modo crítico y creativo (¡mucho, mucho antes de llegar a la Universidad y leer a Mafalda y a Monsi, a la Harnecker, a Benedetti y a Galeano!).

Que el escolapio(a) se exprese con claridad (¡la de barrabasadas de diputados y senadores que nos ahorraríamos!) y ¡hable inglés!

Que el escolapio(a) use la tecnología, tenga valores y autoestima y cuide la salud.

¿Y ahí muere?

¡Ni por pienso!

Además, que el escolapio(a) aprecie el arte y la cultura, ame a México y cuide el medio ambiente.

¡Una auténtica maravilla! ¡Un prodigio! ¡El Nuevo Mexicano!

¿Para qué participar en “La Encuesta Nacional de Educación”? Ni Justo Sierra, ni Gabino Barreda, ni José Vasconcelos, ni Jaime Torres Bodet lo tuvieron tan claro frente a sus narices porfirianas o revolucionarias. Lo que no consiguieron ni Lenin ni Stalin en la Rusia soviética, los maoístas en China, los castristas en Cuba, los sandinistas en Nicaragua.

¡Con razón el INEE se declara profesor nacional de civismo! ¡La reforma educativa cunde entre los consejeros que deliberan frente a la maqueta de su futuro nuevo edificio, que las malas lenguas (nunca faltan) comparan al Bellagio de Las Vegas!

Pero…, pero si en efecto, Mar de Fondo y Diluvio, anuncian el Castigo ¿Para qué repito la Primaria?

pena

Deja un comentario