HIJO Y PADRE

Pudo haber sido tomada en la Ciudad de México, en Madrid, en Londres. La remonto a los 80’s, o por ahí. Adrián y yo miramos atentos a la cámara, en una especie de desafío. El encuadre, en vez de cortar los semblantes, abre a esa otra realidad que toda fotografía, si atina, plasma en off.

¿Desafío, qué desafío? No aquí estuvimos, sino, aquí estamos.

dr-y-adrian

Deja un comentario