Crónica 26

cronica 26.jpg

 

—con profundo agradecimiento a Carolina Depetris

Quiero oler a color de rosa

quiero ser suave y esponjosa

amada.

Quiero ser sostenida

dejar de llorar por dolores

—estos caducos dolores

quiero desaprender lo aprendido.

Quiero ser color de rosa

botar como pelota

quiero ser feliz,

acolchonada

botar, botar y botar

y ser vista

admirada

mientras boto, boto y boto.

Quiero que mi sonrisa gigante permanezca

al tiempo que subo y bajo

quiero que permee tu corazón endurecido

mostrando que soy tu gracia.

Quiero que olvides que soy niña

que soy una amenaza

la oscuridad de tu vida.

Te amo con tanta inmensidad.

¿En verdad no lo puedes ver?

El abismo que excavas

la distancia que tomas

mientras miras mis ojos

evadiendo mi sonrisa

endurece mi alma.

Me seduces con los puentes que pareces construir

empiezo a cruzar hacia ti

con brazos abiertos y ojos suplicantes

mi sonrisa gigante ahora un ceño inexpresivo

mis pasos rígidos

mis piernas duras.

Y al otro lado

me muestras tu sonrisa gigante

que es calco de la mía

porque provengo de ti

y me das una promesa de amor

en la que vuelvo a creer

para que quemes el puente

y yo vuelva a caer.

Mientras trato de escalar las rocas de ese abismo negro, llegas en tu alfombra voladora y de nuevo me rescatas. Vuelves a ponerme de pie en la misma orilla. Me besas con ternura, sujetas mi rostro entre tus manos y regreso a ser una pelota, esa pelota que es de color de rosa y sonrisa gigante. Y te quiero tragar entera, meterte dentro de mi ser esponjoso para cuidarte, protegerte y enseñarte a botar. Luchas por salir de mi masa protectora, vuelas hacia la otra orilla.

La historia se repite.

Estoy cansada, asustada

no quiero más jugar tu juego

crezco y temo no encontrar fin al río de dolor que se ha formado dentro

porque cuando las aguas se agitan una y otra vez en esa energía vergonzosa de odio

la perfecta pelota que soy

pierde forma.

¿Por qué no me amas si yo te amo con tanta inmensidad?

¿En verdad no lo puedes ver?

P. Rivera

2 thoughts

Deja un comentario