¡GUAU! ¡VACACIONES!

Mar 7

¡GUAU! ¡VACACIONES!

Agenda Urbana de Fernando Curiel

En los laboriosos panales de la investigación universitaria en Humanidades, se anuncia ya el período vacacional que parte, en dos, el año.

No hablo de la Ciencia, porque la Naturaleza no descansa, ni a “días económicos” llega.

Viajes, costas, playas, mares de México y el extranjero.

Compañía merecida del best-seller, mejor aún si es best-long-seller. Gruesos volúmenes.

Épica policíaca. Épica mágico-infantil a lo Harry Potter (pero ninguna varita impidió que Emma Watson creciera, guapérrima). Épica medieval en las que los Tronos intrigan para darse en la madre. Épica metafórica del Totalitarismo disfrazado de “Juegos del Hambre” (Katniss Everdeen, Juanita de Arco, de belleza un tanto matrona).

Además de los próvidos almacenes electrónicos que transportan videos de toda laya, inagotables, a Huatulco, Punta Diamante en Acapulco (desangrándose, es verdad), Cancún, Puerto Vallarta, Playa del Carmen, Punta del Este, Miami.

No olvidar, lo digo por experiencia propia, el bloqueador.

El trajín cotidiano, las largas horas dedicas al conocimiento nuevo, el ropaje desenfadado del cubículo, la ruleta rusa de la Contingencia Ambiental (con una científica CAME en manos improvisadas), quedarán atrás. “Outfit” ad hoc. Sol rabioso pero con arena playera. Lluvia pero agua marítima.

Sin ánimo aguafiestas, me permito recomendar para esos días, una lectura que tiene mucho de lectura de aventuras. La de Presencias reales del Gran George Steiner, uno de los últimos humanistas de nuestro tiempo encapotado; nacido en Francia pero educado en Estados Unidos. Yo suelo releer Presencias reales (entre otros títulos suyos) para entonarme y fortificarme.

Es tan emocionante que ni siquiera rehúye el terror.

Me permito citar: “En el plano de la interpretación y valoración crítico-académica, el volumen del discurso secundario desafía cualquier inventario”.

Y sigue:

“Ni siquiera el ordenador (vaya, computadora, cito de una traducción española) y el banco de datos electrónico son capaces de enfrentarse a él” (al discurso crítico-académico). No hay bibliografía que esté al día.”

Agárrese. Resulta que, sólo en el campo de la literatura moderna, en las universidades de Occidente, más las neo-soviéticas, se registran “unas treinta mil tesis doctorales al año”. ¡30 mil!

Pero, advierto, Presencias reales (lectura ideal de playa según yo), no desalienta; no como desalientan las políticas federal y capitalina. Pone los puntos sobre las íes.

Steiner exalta, con talento envidiable, a las Humanidades, y al poderío de la literatura, las artes plásticas y la música. Contra los post-modernistas, reconoce producción de sentido en novelas, poemas, cuadros, esculturas, sonatas, sinfonías. Sentido, de otra parte, trascendente. Porque al significado y al significante, trillados, agrega la significatividad. Existe otra realidad, digámoslo con él, una “sustentación”, en el Lenguaje y en la Forma.

Apela más que al saber exacto, al sabor de la comprensión (como ya lo hizo hace mucho, entre nosotros, Alfonso Reyes).

¡Felices vacaciones! ¡Guuuuuuuuuuaaaaaaaaaaaaaaaaaauuuuuuuuuuuuuuu!

Mar 6Mar 4 (1)Mar 5 (1)Mar 3 (1)Mar 2Mar 1 (1)Mar 8

One thought

Deja un comentario