Crónica 15

Páginas México Canadienses, crónicas de un viaje que se ha vuelto vida.

Crónica 15

La herida grave del corazón.

Una dolorosa sombra donde habita un cuerpo desnudo, mitad mujer, mitad niña. De perfil, masa hermosa que nunca se ha percibido como tal.

Negro es su trazo y su sustancia.

Sentires adormecidos.

Cabello largo y ondulado, fleco abundante.

Silueta que flota en océanos de lodo.

Una chica “Bond” —sublime y sensual objeto de lo absurdo.

Descubro a la segunda niña que vive en mi adentro, la que no puede culpar a otros pero tampoco puede culparse. Es ella el resultado de la guerra que le ha tocado luchar.

Un soldado exhausto, incluso antes de comenzar la batalla.

Ha dejado las trincheras herida, ignorante, sucia, con las ropas destrozadas.

Lanzando sus fuertes e ingobernados puños una y otra y otra vez.

—de la manera más difícil, me dijeron, —viniste a aprender de la manera más difícil.

Y su consuelo me resulta afanoso,

pues no es la sabia luz de la niña inocente.

Es la oscuridad de la que no debe nada pero cree saber algo:

que debió ser ella quien echara la red de umbría sobre su alguna vez alegre vida familiar.

Y ha estado activa,

relacionándose con todos los heridos y pútridos alrededor,

quienes le regalan mugre

y basura.

Para que ella se embarre la cara y sonría.

Y les ruegue y les adore y crea que son ellos quienes la merecen.

Tiempo.

Desahogo.

Un espacio seguro para que pueda sanar la compulsión deseosa de acercarse al fin.

—esto es lo que me corresponde darte.

Muchacha.

Veo tu trazo, es claro.

Y tu sustancia digna.

Traeré luz a tu rincón.

Abrirás los ojos y reconocerás que lo que te compone te hará salir del océano de lodo en el que llevas flotando casi una vida.

…y con el nacer de tu brío,

celebraremos nuestra inherente dignidad, palabra poderosa que no conoces y que yo apenas aprendo.

P. Rivera

Cara-Maria-Sorbello-in-red-with-pirate-dreads

One thought

Deja un comentario