CADUCA YOKO

CADUCA YOKO

CRÓNICAS URBANAS

Fernando Curiel

No acabé de entender quién la trajo, en malahora. Si la Iglesia, si el antes DeEfe, si el Museo Memoria y Tolerancia, quién. Lo que sí entiendo es que se trata del más acabado absurdo, salto atrás en una ciudad que se vanagloria de moverse en los puestos de avanzada. Qué Nueva York ni qué Amsterdam. CDMX alias EXDF.

Pasado mediato.

Soy de los que piensan que su sueño mafufo de ser la Quinta Beatle le dio en toda la torre a un banda ya de sí tocada (palabra justa) por la disgregación. Los chismes incluso hablan de que su primer objetivo era Paul MaCartney, pero el que aflojó fue John. Lo cierto es que la pregunta sigue en pie: ¿qué rayos le vio, qué le pasó a John Lennon, un complejo de Edipo con resultados letales?

¿Y a quién se le ocurre dejarlo solo y su alma, ya tardecito, en la entrada del Dakota Building, edificio de por sí siniestro (nomás asómese usted en su próximo viaje a The Big Apple), con tanto lurias suelto? ¿Le urgía ir al baño?

Pasado inmediato.

Si la intrigante Yoko mudó al Lennon salvaje, casi “cokney” londinense, en una “greenpeace” de revista del corazón, la japonesa hizo de su viudez una industria. En vez de la Serpiente que penetró la manzana Beatle, portavoz del mensaje Lennon (¿qué mensaje por cierto?). En vez de una venerable superpersona supermayor, que teje colchas con retazos pop, se trepa al mercado de celebridades en el que, de entrada y de salida, no se sabe si son los que están o están los que son.

¿Qué es Yoko Ono? ¿Pintora? ¿Música? ¿Escultora? ¿Collagista? ¿Videoasta? ¿Publirrelacionista ahí donde se dejan? Música no, a todas luces. Ni “plástica”. Y conste, aclaro por si las moscas, que la avanzada edad nada tiene que ver. No hace mucho abuelas como Bougeois y Carrington nos dejaron con la boca abierta como poderosas, originales, “juveniles” escultoras.

¿En qué la gira, insisto, ygriegaO? ¿Activista? ¿Ambientalista? Ni por pienso. La gira en lo de siempre: exhibicionismo, arribismo.

Programa EXDF.

¿Qué ofreció durante la “triunfal gira” entre nosotros, por decreto, CEDEMEXICAS? Paparruchas, tomaduras de pelo, ocurrencias no de NeoVanguardia Internacional sino de un Action Art de pacotilla. Lo que se le ocurría al departamento de Animación de un Crucero por el Caribe o camino a Alaska.

De ser ciertas mis teorías sobre el “Fotomedro” (el gobernador de Oaxaca, descalzo, posando con el equipo infantil de basketball que juega sin tenis), y sobre el “Diablito” político y cultural (Los gobernadores de Chiapas y Michoacán, Belinda incluida en el último caso, colgándose de Francisco; Televisa colgándose del Vaticano), para lo único que, en contrapartida, sirvió Caduca Yoko, fue para la foto y la colgadura políticas. ¿No se le declaró Huésped Distinguido de la CDMX, EXDF?

Y con esa pinta, ¡a su edad!, de niñita en día de campo.

La verdad es que extraño a Carlos “Monsi” Monsiváis comentando los gestos y discursos, babosadas, pa’llorar, de la viuda Lennon.

¿Qué nos espera, conciudadanos, en esto de ponerle pólvora mojada a cartuchos quemados?

Bueno, ahí están, sin mercado propio, Sabina y Serrat y los señores sobrevivientes del infantil grupo “Menudo”. ¡Uffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffff! Y recontra¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡uf!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

Y a quién s

yokoono-02.jpg

Fotografía por Octavio Olvera

 

yokoonocollage-01.jpg

Composición fotográfica: Gabriela Cruz Campos.

Deja un comentario