TROTANDO EN LOS VIVEROS QUINTO CORTE

)) QUINTO CORTE ((

TROTANDO EN LOS VIVEROS

 

CALENTAMIENTO CON TEMA LIBRE

Un fantasma recorre el comunismo: Europa.

Los últimos serán los primeros en saberlo.

La conciencia de clase termina con el año escolar.

Bíblica. Desearás la perra ajena.

Pesimista. El que sabe, por experiencia propia, que no todo sale mal.

Los niños no mienten sino muchísimo después.

Política. Arte de reír al último.

Muda de confesión; no de pecado.

Pensamiento libre —el que no se ata a las ideas.

Únicamente perdió la cabeza el día que lo decapitaron.

En la filosofía de salón se disparan salvas.

El presente a todo pasado. Eso es la historia.

En la guerra del amor todo se vela.

La burocracia cura la inteligencia.

Homenaje. Puta eres capaz de revivir a un muerto.

Fabilista. Plumífero que da “sablazos” a diestra y siniestra. Muy abundante en épocas de confusión.

La civil brevedad (frase demasiado larga).

El instante en que bebemos del musgoso cáliz. El instante insaciable.

Vasconceliana. Arrieros somos y en la cultura andamos.

PRIMERA VUELTA

METROS 0 A 300[1]

Herejía que predica la inmortalidad del cuerpo.

Sexo, mejor dicho, sexto sentido.

Nostalgia domiciliaria que aqueja, sin decir agua va, a los hijos de Adán y Eva.

Mal de Chagas. Bicho en el corazón.

Danza de ángeles ebrios y sicalípticos.

Atravesar el espejo y caer en sus reflejos.

Juego de dados que carga el Azar.

METROS 301 A 400[2]

La pasión conduce en derechura a sus cenizas.

Al que no le habla Dios lo escucha perfectamente.

La pluma no mata pero transporta la flecha homicida.

Cupido odia a Amor. De ahí su encarnizamiento.

Olvido, sombras, polvo, cenizas. Más revolotean mientras más amamos.

METROS 401 A 600[3]

Murió ciego, quiero decir, sin ver la suya.

Aquí yace la muy perra. En su punto cuajó deslealtad y miedo.

Púdrese en este sitio quien no viajó a Ilión y, apoltronado, esperó el desenlace.

Vivió sin progenie, enfrascado en odios mal correspondidos, nacón tirando a ñero, autor de ínfimos papeluchos, héroe de un zopenco de mala madre al que trago la soliviantaba el chicloso.

Rotonda de los Hombres Ilustres. Jamás imaginó el divino Jesús Urueta tamaño infierno: rutinarios oradores ultrajando su mutismo.

Aquí yace, inquieto, Ciryl Connolly. Dominó a la perfección el Arte y su Fracaso.

No formó, reclutó; no guió, adocenó. Sus discípulos lo homenajean a cada rato.

La amistad, el retumbar cóncavo del mar, la flojedad que sigue al coito, el té Darjeeling, la lectura monástica, la fantasía de Cnossos arrasada como la infancia. A esto redujéronse sus días postreros.

Lo quemaron llamaradas de putete.

Se vistió en Trajes Macazaga. Peor gusto tuvo su prosa.

Aquí yace. Mojó la pluma en el tintero del culo.

METROS 601 A 700[4]

MORIR ES PASAR A PEOR VIDA.

ULTIMADAMENTE EL APRENDIZAJE NADA TIENE QUE VER CON LA ENSEÑANZA.

¡HOZAR LA CULTURA!

A CADA QUIÉN LO DE LOS DEMÁS.

LA LETRA CON SOPA ENTRA.

¡TODO EL PODER… AL CARAJO!

SE REPARAN ESPEJISMOS.

NADA RETORNA. TODO ES SIEMPRE ANTERIOR.

METROS 701 A 780[5]

La tartamudez empolla al tribuno.

Lecciones que son lesiones.

Ojos como coños.

Una boca puede enloquecer a otra.

METROS 781 A 900[6]

El vino del poder no es para el alcohólico.

Las verdades políticas o son verdades consumadas o no son.

Ese tufillo a ostracismo, o a cubículo, que expele toda teoría política moderna.

Aunque maten por igual, las penas políticas no son las del amor.

En política, la magnanimidad es una victoria pírrica.

Procura que el enemigo de hoy sea el de mañana.

Sé implacable cuando nada lo aconseje.

Si no quieres compartir el poder, repártelo.

Halaga mientras destruyes. No antes. Ni después.

Sólo cuando simules sin que tú mismo lo adviertas, podrás llamarte virtuoso.

Concede a la fuerza lo que se te pide de grado.

No concites alianzas de las que no puedas avergonzarte.

Chillar en el ágora una derrota política es merecerla.

ÚLTIMO TRAMO

Un aforismo saca a otro.

La escorada, desarbolada, encallada infancia.

La experiencia es mala consejera.

Ley de Lichtenberg:

QUE NO SUBA, PERO QUE TAMPOCO BAJE, EL NIVEL DE LA MIERDA.

Lo que Penélope teje, Ulises, es tu mortaja.

Sólo lo que quema dura.

Ley (modificada) de Weber-Fechner:

EL EFECTO DE UN CAMBIO DE INTENSIDAD (PASIONAL) DEPENDE DE LA INTENSIDAD (PASIONAL) QUE PRECEDEL AL CAMBIO.

¡Clarísimo!

Carril izquierdo sólo para descarrilar a la oposición.

Razón —fe pensante.

Cuídate de la fe que razona.

La razón es a la postre una fe ciega.

Baja razones, pero razones a fin de cuentas, las de la libido.

Corazón: co-razón.

Plagia por su desenfrenado amor a la literatura.

Mea (la) culpa.

La máscara se le chorrea antes que el rímel.

La verdad es que, ésta jamona galardonada, siempre publicó letras vencidas.

Os digo que el jesuitismo cultural es cosa de todos los diablos.

Sigue siendo, laureado y todo, a sus 80 años, un pensador menor.

Toma las más duras decisiones en el desierto, con eterna sed, Job, tambaleante, entre espejismos. Acertarás.

No basta, dices con verdad amiga, del amor la Promesa. Aprobarla hasta la Empuñadora obliga.

El hálito del amor que las bocas empaña.

Perro eres capaz, cabrón, de morder al mismísimo Cerbero.

Triste botín fue tu himen complaciente.

Don Juan:

—Mi cama, que es la de ustedes.

De Aguilar y Guerrero: conejillos de Indias.

Recibe, el pobre, lo que no demanda ni por pienso. Ofrenda lo que nadie precisa ni aquilata. Se afana a destiempo. Arroja al fin la toalla —que le abofetea la cara.

Demasiada Pompa, sea dicho, para tan jodida Circunstancia.

Aferrarse a un aforismo ardiente.

CONFESIONES CAMINO A LOS JUGOS

(se recomienda el de alfalfa y limón rallado)

 

Mi pasado sabe lo que hace.

Lamento más la vida que la muerte de mi padre.

La pasión hace de las suyas (que son las mías).

Estoy por concluir la lucha conmigo mismo. De pendejo apuesto.

Me ganan más fácilmente las causas perdidas.

Mi espíritu se incorpora como Dios le da a entender.

Una daga arrojada por mi adolescencia atormentada me hace sangrar, de tiempo atrás, el corazón.

Trazo ambiciosos planes para el pasado.

Señorita:

—No soy presa fácil. Me rindo antes.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

[1] Del Amor.

[2] Algunos misterios.

[3] Calaveras.

[4] Grafitis.

[5] Más misterios.

[6] ¡Oh excelso y malpensado Maquiavelo!

QUINTO CORTE

Deja un comentario